La Maternidad nos Potencia en el Trabajo

La Maternidad nos Potencia en el Trabajo


Todas sabemos que la maternidad es un maravilloso proceso para la mujer y su entorno, sin embargo muchas veces es mirado como un impedimento u obstáculo laboral para nosotras las mujeres. Aquí descubriremos algunas características que desplegamos con la maternidad que nos potencian como profesionales y trabajadoras.

Multifacéticas

Es muy común que para nosotras hablar por teléfono, manejar y pintarnos a la vez. Asimismo podemos trabajar en el computador mientras hacemos las tareas con los niños y al mismo tiempo decidimos el menú para la noche. Cuento más que visto y conocido, pero lo que no sabemos es el por qué.

Un innovador estudio del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos asegura que el cerebro femenino (la materia gris) crece luego del parto, lo que le permite a la madre realizar más de una cosa a la vez. Qué sabia la naturaleza! Nuestro cuerpo al servicio de nuestras necesidades y cambios!

Eficientes y organizadas

Gracias a nuestros múltiples roles debemos concentrarnos en cada tarea lo mejor posible, valoramos cada minuto del día. Esto nos convierte en trabajadoras eficaces y disciplinadas,  queremos dejar todo listo para estar con nuestros hijos.

Sensibles a nuestro entorno

Estamos entrenadas para estar en alerta, atentas a lo que rodea a nuestros niños y lo que ellos necesitan para sobrevivir. Esta característica que nos surge de manera natural, nos hace ser líderes empáticas y cálidas, logrando promover las alianzas y el trabajo colaborativo. Además es la siembra para la cosecha de un clima laboral más agradable y contenedor.

Fieles

La fidelidad es parte de nuestra esencia, sabemos que estamos atadas a nuestros hijos de por vida y asimismo tratamos de minimizar los riesgos para resguardarlos, lo que para nuestra empresa se traduce en una menor rotación laboral y en la toma de decisiones conservadoras y al cuidado y protección del equipo.

La maternidad es sin duda un entrenamiento para el desarrollo de grandes fortalezas, las que ¡Ojo! también pueden ser compartidas y desplegadas por los padres en la medida que ellos se comprometen y viven más de cerca la relación con sus hijos.

Posibilita de manera genuina y espontánea habilidades blandas que enriquecen la personalidad y otorgan herramientas al servicio del cuidado de la familia y los equipos de trabajo.

Un verdadero líder facilita el crecimiento de los demás y de sí mismo, y cómo no incluir la maternidad como un potenciador de nuestras habilidades laborales, si las madres y los padres, a los que me referiré en la próxima columna, tenemos como tarea fundamental el que nuestros hijos crezcan y se desarrollen!



Conversemos en Whatsapp