Una Nueva maternidad y el manejo de la culpa

Una Nueva maternidad y el manejo de la culpa

Una paciente me comenta: “Estoy muy agotada, ya no sé cómo ser mamá. Mis hijos me irritan, me agotan. Pierdo la paciencia rápido, me cuesta empatizar, conectarme con sus necesidades. Me molestan sus gritos, sus peleas constantes, sus llantos, sus exigencias y sus demandas. Cuento las horas para que se duerman y me dejen descansar. Me siento angustiada y culpable por ello.

Me falta la energía y añoro un poco de silencio, de calma y serenidad. Me pregunto qué me está pasando, cómo hago para salir de esta sensación de ahogo, culpa y angustia.”

Este sentimiento de agobio es muy frecuente en las madres que trabajamos y tenemos hijos pequeños.

Los hijos demandan energías emocionales de 24 horas y no las tenemos. Pretender que somos “superwoman” y que todo el tiempo estamos enamoradas de nuestros niños, con una sonrisa en el rostro listas para jugar con ellos, es una carga que angustia.

Sentir que debemos satisfacer todas sus demandas, no levantar la voz, y además llegar del trabajo y estar siempre disponibles para ellos, es falso e imposible. Cuando no entendemos esto a tiempo nos llenamos de CULPA Y ANGUSTIA.

Tenemos que aceptar que no podemos intentar cumplir con un ideal de mamá perfecta, esa es una idea infantil, poco aterrizada. La Super mamá es un mito, esta es una comprensión fundamental para una NUEVA MATERNIDAD. A todas nos cuesta lograr un cierto equilibrio entre el trabajo y la crianza, en todas las familias hay basura bajo la alfombra, todas las mujeres estamos aprendiendo nadie la lleva.

Nuestros hijos deben saber también que somos humanas, que somos imperfectas, que se nos acaba la paciencia, que flaqueamos, que nos irritamos sin querer, que pedimos perdón cuando los tratamos mal a nuestro pesar. Esto es necesario para que ellos también puedan permitirse también flaquear, enojarse, o entristecerse, expresarlo, y pedir ayuda. Esta es la nueva maternidad: una mamá honesta y realista, que se hace cargo de sus fortalezas y debilidades. Que aprende de la experiencia y construye día a día la relación con sus hijos.

La nueva mamá:

Crea y descansa en los sistemas de apoyo. Se da cuenta que no puede hacer todo ella, porque sencillamente no resulta. Acepta la ayuda que le ofrece su pareja, familia y amigas. Busca a otras madres trabajadoras creando redes de apoyo.

Involucra a su parejaSiempre es mejor tener con quién compartir la crianza que estarse quejando. La nueva mujer, no pretende perfección, comparte la crianza con su marido, respetando la diferencia de estilos. Cada uno a su manera.

Busca tiempo para sí misma. Aunque suene súper complicado, la mujer y mamás de hoy sabe que debe encontrar tiempo para si. Tomar un baño largo y/o hacer alguna actividad física, juntarse con amigas, leer un libro, ir a la peluquería.

Prioriza sus actividades. Sabe que al sentirse más relajada y menos exigida está en mejores condiciones para disfrutar con sus hijos. No hace de los compromisos innecesarios, prioriza sus actividades y  tiempos.



Conversemos en Whatsapp