Tener hijos: un desafío en la vida de pareja

Tener hijos: un desafío en la vida de pareja

cmi.cl_mental3Tener un hijo definitivamente nos cambia la vida. La satisfacción y alegría que entrega es inconmensurable. Vale la pena el esfuerzo, pero sin dudas trae grandes desafíos. 

Todos sabemos que la crianza implica trabajo, desvelos, reuniones en el jardín y el colegio, horas con el pediatra. Además se suma el tiempo invertido en informarnos y reflexionar para que ellos sean niños sanos y puedan desarrollarse bien en lo emocional y lo cognitivo.

Esto tiene sus costos. Es frecuente observar en la consulta que tras la llegada de los niños, la relación matrimonial se ve afectada. La comunicación a veces se vuelve menos habitual dado el trabajo que implican los pequeños. La vida íntima y sexual cambia, y hay menos lugar para salir solos o simplemente para ver una película en conjunto con el otro. Esto puede agrietar la relación.

Repartirse las tareas de a quién le corresponde qué, en lo que se refiere al hogar y los niños, puede constituir una ayuda para la relación.

Si bien estos son temas comunes, es necesario darles solución para, por un lado, no debilitar la pareja y por otro, ser un buen referente ante nuestros hijos en lo que respecta al desarrollo de una relación de pareja, así como entregarles seguridad.

La mayoría de los psicoterapeutas y psicólogos compartimos la siguiente idea: El mejor regalo que los adultos les podemos dar a nuestros hijos es un buen modelo de relación de pareja. Los niños más felices y bien adaptados viven en un hogar donde la mamá y el papá se quieren y pueden enfrentar sus dificultades como pareja.

A continuación algunas sugerencias que pueden ser útiles para cuidar la pareja:

Agradece a tu pareja: antes de quedarte dormido/a, verifica si ese día tienes algo por lo cual agradecer a tu pareja, aunque sea pequeño. La gratitud es un elemento muy importante y a veces lo olvidamos.

Darse tiempo para conversar: por lo menos una vez a la semana, destinar un mínimo de 30 minutos de diálogo sin interrupciones. Es importante obligarse, darse un tiempo para conversar acerca del día, de las preocupaciones y momentos buenos y complejos que vive cada uno por separado. Que no pase que en un futuro, tras semanas o meses de mala comunicación, se den cuenta que ya no se conocen como antes.

Inventar en conjunto una cita nocturna una vez a la semana: no importa donde vayan, sino que salgan solos los dos. El resto de la semana están rodeados de su familia, colegas y amigos, es recomendable dedicarse una noche para ustedes.

Programar un tiempo íntimo para los dos: aunque suene poco romántico, algunos expertos concordamos en que cuando la rutina laboral y familiar no permiten un momento de relajo y vida sexual, es recomendable, darse una cita para un momento de complicidad y erotismo.

Un fin de semana para ustedes: nunca viene mal una mini luna de miel para la renovar la comunicación, la intimidad, la amistad y el pasarlo bien juntos.

Me gustaría terminar con una interesante frase que escuché por ahí: “Si tú no tienes un romance con tu pareja, alguien más lo tendrá“…



Conversemos en Whatsapp