Los padres de hoy: Relación cercana en la infancia es cosecha segura en la adolescencia

Los padres de hoy: Relación cercana en la infancia es cosecha segura en la adolescencia

Afortunadamente, hoy, un cambio cultural ha llevado a los hombres, poco a poco, a involucrarse en la educación de sus hijos e hijas. De esta nueva situación se benefician tanto los hijos como los padres.

Aquellos que desde el inicio de las vidas de sus pequeños están involucrados en su crecimiento, mudándolos, dándoles de comer, contándoles cuentos, riéndose con ellos, preguntándoles sobre sus experiencias en el día a día, disfrutan desde cerca el maravilloso mundo infantil. Van generando una cercanía y conocimiento mutuo que se perpetúa en el tiempo.

Un papá tierno, acogedor y amoroso, que pone limites y ejerce la autoridad mediante la cercanía y el diálogo, genera una marca nutritiva, permite un vínculo afectivo que potencia la identificación con los hijos. Esta relación que se inicia en la infancia va evolucionando y posibilita, en la adolescencia, un diálogo oportuno. En esta etapa se podrán cosechar los frutos de lo sembrado, este papá estará alerta, sabrá escuchar a sus hijos y empatizará con las necesidades propias de ese momento.

En las familias en que no existe la figura paterna, es importante que la madre propicie el contacto con una figura masculina que este cerca: un tío, un abuelo, un profesor, una segunda pareja, que sea fuente de identificación, proporcione estabilidad y en algunos casos ayude en la postura de límites, especialmente, cuando a la mamá le resulte muy difícil.

Se tiende a pensar que la figura paterna es más necesaria para el hijo varón y que la madre es el principal modelo de identificación para la hija mujer. Sin embargo, tanto la madre como el padre son importantes, el vínculo padre-hija es fundamental para el desarrollo de la niña. El papá le enseña a respetarse, a sentirse bonita, a relacionarse con el sexo opuesto a poner limites y saber cuidarse.

El trato del padre hacia la madre y las mujeres, en general, influye en lo que las hijas y los hijos esperan inconsciente y conscientemente de la relación hombre-mujer, son modelos fundamentales en la constitución de la pareja en el presente y el futuro.

El padre provee a la hija y al hijo la primera muestra de lo masculino, que determinará de alguna manera la concepción de que es ser hombre, pregunta fundamental para los varones en la construcción de la identidad, durante la adolescencia. También para las niñas, pues el padre es la primera relación con el sexo opuesto y es un ejemplo de cómo relacionarse con otros hombres (tíos, padres de amigas, profesores, compañeros, amigos y pololos).

Como vemos la relación padre-hijo es fundamental tanto para las hijas como los hijos y una preciosa oportunidad para los papás, que afortunadamente han ido descubriendo lo que se estaban perdiendo al dejar la crianza en manos de las mujeres.

¡Feliz día papás!



Conversemos en Whatsapp