Autoestima: un camino responsable

Autoestima: un camino responsable


La autoestima es una cualidad cambiante y flexible, va formándose a lo largo
 de nuestra vida, por eso puede modificarse si trabajamos en ella.

Lo novedoso es que puede ser mejorada, en la medida en que vamos acumulando experiencia y confianza en nuestras capacidades pero, eso sí, no es un cambio que podamos hacer de la noche a la mañana.

En la consulta uno de los elementos importantes que planteo a mis pacientes, es que para trabajar su autoestima es fundamental comenzar por conocerse interiormente. Esto implica estar al tanto de nuestras virtudes y falencias.

Por lo mismo, me parece esencial entender que de los errores podemos aprender y evolucionar, quién no se cae o equivoca, no conoce lo que es estar en el suelo por lo eso le falta algo. Mirado desde otro cristal, equivocarse puede llegar a ser una ventaja, pues nos ayuda a estar al tanto de nosotros mismos y desarrollar nuevos repertorios, si no es por aquí, será por acá.

Para desarrollar confianza interna y autovaloración, necesitamos saber cómo somos: no solo por fuera mirándonos al espejo, si no que contextualizándonos en nuestro entorno, analizando y entendiendo nuestras decisiones, asumiendo nuestros errores y -muy importante- dándonos la posibilidad y/o oportunidad de mejorar y aprender.

Tenemos que trabajar para evitar que sin querer seamos quienes dificultemos nuestra autovaloración; vislumbrando que el exceso de autocrítica no nos llevará a la perfección, si no que a una constante insatisfacción, minando nuestra capacidad de gratitud y goce. Diversas investigaciones muestran que es beneficio aprender a agradecer y disfrutar de cada momento y oportunidad que la vida nos ofrece. Esa actitud nos fortalece como personas y, sin duda, enriquece nuestras vidas.

Para esto es vital que desarrollemos la capacidad de espera, tomar distancia para observarnos y ser responsables de nuestra manera de ver la vida. Tendremos también que esforzarnos y potenciar los aspectos pujantes de cada uno de nosotros; ponerlos en acción y entender qué es lo que, a veces, nos estanca e impide avanzar.

En ocasiones ocurre que pensamos, por ejemplo que somos muy inseguros, sin embargo es necesario preguntarnos si siempre y en todas las áreas somos así; para no etiquetarnos de manera errada porque puede ser que en algunos planos de la vida actuemos de esa forma, pero es bien posible que en otros no.

Aprender a mirarnos de manera flexible, creativa y positiva es fundamental para desarrollar una buena autoestima. Impulsar en nosotros distintas maneras de resolver las dificultades es una responsabilidad; hacernos cargo trae muchos beneficios: ¡Vale la pena el esfuerzo!



Conversemos en Whatsapp